relatos»  
Ariadna y la relación con su dedo  
     
 

El desamor, para ella, era otra cosa. Era como si le hubiesen cortado un dedo de la mano. Le divertía alterar esas metáforas establecidas que nadie parecía cuestionarse: ella en sus desamores no sentía un puñal en el corazón como los demás, esa imagen le parecía ridícula. Porque un filo clavado en el pecho no es otra cosa que la muerte, y para sentir ese dolor hay que estar en un todo vivo. Por eso para Ariadna era como si le hubiesen cortado el dedo índice de la mano izquierda, por caso, que era la que usaba para escribir. Así de rigurosa era su herida en esas circunstancias. No lo suficientemente notoria como para ser registrada a primera vista (cuando caminaba por la calle, los transeúntes no percibían su anomalía, salvo unos pocos detallistas que de pronto pudieran sorprenderla en las ocasiones en que arrimaba su mano a la boca para pitar el cigarrillo, que debía sostener con el pulgar y el anular, dejando entrever su amputación). Pero un dedo, o la ausencia del mismo, no es algo que pueda ocultarse con facilidad. De manera que cada vez que Ariadna se relacionaba con alguna persona, no alcanzaba a disimular su dolor por mucho tiempo y no tardaban en preguntarle por el dedo. Y ella siempre respondía: en este dedo ausente es donde se aloja el alma. Como estaba imposibilitada de escribir con cualquier clase de fibra pero sentía la impostergable necesidad de hacerlo, escribía con el muñón del dedo. La sangre que emanaba era su tinta, de modo que escribía con el fluido de su alma hasta que le volvía a crecer el dedo, lo que sucedía unas veces más pronto que otras y algún día ya no sucedería a tiempo, antes de que su sangre se agotase por completo en manuscritos. Mientras tanto Ariadna escribía, de mil maneras, que la imagen del puñal en el corazón le parecía ridícula. Que el desamor, para ella, era otra cosa: era como si le hubiesen cortado un dedo de la mano.

 
     
   
 
 
La ciudad de los anónimos - Daniel Domergue - danieldomergue@hotmail.com
Licencia de Creative Commons