poesía»  
Poema tallado en la arena  
     
 

Los vientos golpean mi rostro de costado
Y esparcen la sangre que emana de mi boca
Verdugo vendaval del sudeste, afilado y curtido

Brotan letras de sangre que laceran los muros
Cicatrices rupestres de amores despoblados
Cuerpos obsoletos de erotismo agobiado

Poesía de guerra, crónica rancia del alma
Mi sangre es tinta del poeta obligado
Vagar del futuro con los pies desgastados

Hay una esfera de calma entre las noches errantes
Como un ardid del enemigo que reaviva la sangre
Habita un sueño detenido en el tiempo apresurado
Como la última caricia del hombre fusilado

Bajo la saliva espesa de sangre mis labios yacen grises
De una luna de años sin el beso de tu euforia
Bocanada de fuego, fatal puñal de sudestada
Abriga la inclemencia del sendero desgarrado

 
     
   
 
 
La ciudad de los anónimos - Daniel Domergue - danieldomergue@hotmail.com
Licencia de Creative Commons